martes, mayo 31

31•05 ~ Día 314 | Abandonado en un viaje


"Tengo el cansancio anticipado de lo que no voy a encontrar. Si en determinado momento me hubiera vuelto para la izquierda en lugar de para la derecha. Si en cierto instante hubiera dicho sí en lugar de no, o no en lugar de sí. Si en determinada conversación hubiese tenido frases que sólo ahora en el entresueño elaboro. Si todo esto hubiera sido así hoy sería otro y quizá el Universo entero sería insensiblemente llevado a ser otro también. Pero sólo ahora lo que nunca fui ni seré me duele. Voy a pasar la noche a Cintra porque no puedo pasarla en Lisboa pero cuando llegue a Cintra me va dar pena de no haberme quedado en Lisboa. Siempre esta inquietud sin resolución, sin nexo, sin consecuencia. Siempre, siempre, siempre. Esta angustia excesiva del espíritu por nada. En la carretera de Cintra, o en la carretera del sueño, o en la carretera de la vida. A la izquierda hay una casucha al borde de la carretera. A la derecha, el campo abierto con la luna a lo lejos. El auto que parecía hace poco proporcionarme libertad es ahora algo en lo que estoy encerrado. A la izquierda, hacia atrás, la casucha modesta. La vida allí debe ser feliz sólo porque no es la mía. Si alguien me ha visto desde la ventana de la casucha soñará: ese que va en el auto es feliz."

Fernando Pessoa
Más de mí en donnormal @ hotmail . com

lunes, mayo 30

30•05 ~ Día 313 | Devaluado


Mira cómo me menosprecio que sabiendo que tuviste que aguantarme siento vergüenza ajena.

Image hosted by Photobucket.com

Más de mí en donnormal @ hotmail . com

domingo, mayo 29

29•05 ~ Día 312 | Último paso


Acta est fabula. Ab re, animus meminisse horret. A maximis ad minima. Amabilis insania. Altum silentium... aeternam vale.

Ab initio ad finem, a latere, ab intra, ad libitum. Ab imo pectore, ad astra. Pectus est quod disertos facit.

Ad inferos... aures habent et non audient. Abyssus abyssus invocat... Da ubi consistam et teram coelumque movebo.

Ab alio species alteri quod feceris. Dura lex, sed lex... patere legem quam ipse fecisti.

Post nubila, foebus.

Oratio vultus animi est, o el lenguaje es el espejo del alma, así que el latín he de usar, una lengua muerta, como mi alma.



La comedia ha terminado. Con razón, mi alma se horroriza al recordarlo. De lo máximo a lo mínimo. Agradable desilusión. Profundo silencio... adiós para siempre.

Desde el principio hasta el fin, juntos, desde dentro, a voluntad. Desde lo más profundo del corazón, hasta las estrellas. Es del corazón de donde nacen los grandes pensamientos.

Entre los muertos... ellos tienen oídos pero no escuchan. El abismo al abismo invoca... Dadme apoyo y moveré el cielo y la tierra.

Espera de otro lo que a otro hayas hecho. La ley es dura, pero es la ley... sufre la ley que tú mismo hiciste.

Después de las nubes, el sol.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com

sábado, mayo 28

28•05 ~ Día 311 | ¿Adónde estoy yendo?


"¡A saber por qué las verdades elementales son las más difíciles de entender! Si en aquella circunstancia yo hubiese comprendido que la primera cualidad del amor es la fuerza, probablemente los sucesos se habrían desarrollado de otra manera. Pero para ser fuertes hay que amarse a uno mismo; para amarse a uno mismo hay que conocerse a fondo, saberlo todo acerca de uno, incluso las cosas más ocultas, las que resulta más difícil aceptar. ¿Cómo se puede llevar a cabo semejante proceso mientras la vida te arrastra hacia delante con su estrépito? Puede hacerlo desde el comienzo solamente quien está provisto de extraordinarias dotes. A los mortales corrientes, a las personas como yo, como tu madre, no les queda otro destino que el de las ramas y los envases de plástico. Alguien ‑o el viento‑, de pronto, te arroja a la corriente de un río: gracias a la materia de que estás hecha, en vez de hundirle, flotas; eso ya te parece una victoria y por lo tanto, inmediatamente, empiezas a viajar, te deslizas veloz según la dirección que te impone la corriente; de vez en cuando, a causa de alguna maraña de raíces o de alguna piedra, te ves obligada a detenerte; allí permaneces un tiempo, golpeada por las aguas agitadas; después el agua sube y te libera, avanzas nuevamente; cuando la corriente es tranquila te mantienes en la superficie, cuando hay rápidos el agua te sumerge; no sabes hacia dónde estás yendo ni te lo has preguntado nunca; en los trechos más tranquilos tienes ocasión de observar el paisaje, las riberas, los matorrales; más que los detalles, ves las formas, los colores, vas demasiado rápido para ver más; después, con el tiempo y los kilómetros, las riberas son cada vez más bajas, el río se ensancha, todavía tienes márgenes, pero por poco tiempo. «¿Adónde estoy yendo? », te preguntas entonces, y en ese momento se abre ante ti el mar.

Gran parte de mi vida ha sido así. Más que nadar, he manoteado desordenadamente. Con gestos inseguros y confusos, sin elegancia ni alegría, tan sólo he conseguido mantenerme a flote.

¿Por qué te escribo todo esto? ¿Qué significan estas confesiones, tan largas y excesivamente íntimas? Tal vez a estas alturas te hayas hartado, tal vez hayas vuelto una página tras otra bufando. Te habrás preguntado: ¿adónde quiere ir a parar, hacia dónde me lleva? Es cierto, a lo largo del discurso divago; en vez de tomar el camino principal, frecuentemente y de buen grado me meto por los senderos humildes. Da la sensación de que me he extraviado y acaso no se trata de una sensación: me he extraviado de veras. Pero éste es el camino que requiere eso que tú tanto buscas, el centro."

Susanna Tamaro
Más de mí en donnormal @ hotmail . com

viernes, mayo 27

27•05 ~ Día 310 | Intrusismo

Estaba tirado en el césped de la facultad, a pleno sol, escuchando canciones saltar en el mp3 de L., mientras reíamos esperando ese autobús que nunca llega y las hormigas nos comían...

Dicen que el único lugar donde somos realmente libres es en nuestra imaginación. Yo también lo creía, hasta que apareció él y, desde entonces, hay cosas que ni siquiera me atrevo a dibujar. Violó mi albedrío otra vez.
¿Cómo se debe sentir ser la parte independiente? La aguja y tú el hilo. Tú sed y él agua.

Yo ya sé cómo se siente ser algo incompleto solo completable con una pieza que no puede encajar...



Más de mí en donnormal @ hotmail . com

jueves, mayo 26

26•05 ~ Día 309 | Proscripción


"El tipo notó que su forma de comportarse y sus opiniones incomodaban a los demás; así que decidió ser explícito y pedir simplemente que se le respetase en su derecho a ser diferente. Unos no quisieron saber nada y se escabulleron, otros le dieron consejos, y los que llamaríamos sus superiores se dividieron en dos bandos: los que le miraban y le hablaban compadecidos, y los que consideraron que, desde luego, no había inconveniente alguno en respetar el derecho de cada cual a ser diferente, siempre y cuando también cada cual se atuviese a las consecuencias. Si él reclamaba ese derecho, que luego no se quejase de haberse autoexcluido."

José Luis Jover
Más de mí en donnormal @ hotmail . com

miércoles, mayo 25

25•05 ~ Día 308 | Sabiéndolo


Aún bailan remolinos las entrañas recordando que existes sin mí.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com

martes, mayo 24

24•05 ~ Día 307 | Que muerda tus labios


Entonces, cuando despiertas a su lado, ansías que el día comience a girar para seguir descubriéndole. Te está gustando tanto conocerte en él...

Después, cuando vuestros ojos se buscan eléctricos mientras recoges la mesa, deseas furibundo envolverlo en tus sábanas y hacer que arda su alma. Te gusta cuando te reta... te tienta con sus miradas, te roza y se ofrece lascivo, necesitado de tu rabia. Quieres tenerlo junto a ti, contra ti. Quieres que su cuerpo te vuelva a golpear tan fuerte como ayer. Quieres ser su juguete y que te use. Quieres hacerle gritar. Quieres que te obligue a temblar en él. Quieres ser entonces el animal más furioso y destrozarlo. Quieres que te rompa sin piedad. Quieres que sus gemidos te quemen el cuello mientras lames su piel. Quieres sentir su aliento vibrar en tus labios. Quieres morderle, arañar ingrato su espalda. Quieres gozarlo impúdico, vicioso, obsceno. Disfrutas alimentando su lujuria, rijoso. Le pides más, siempre. Siempre. Hasta acabar con él... y entonces, cuando despiertas a su lado, ansías que...



Más de mí en donnormal @ hotmail . com

lunes, mayo 23

23•05 ~ Día 306 | El hombre sin costilla


Después del descalabro anunciado,
Cuando ya no eres dueño de la música,
Cuando no eres dueño ya de tus artes,
de tus palabras, de tus silencios.
Si ya no eres amo de tus prendas.
Si no son tuyos ya tus gustos,
tus motivos, tus consuelos.
Ahora que ni de ti eres señor porque tu señor es él.
Ahora que no hay calles por nadar.
Ahora que el cacique asalta.
Recoge tus trizas y vete.

Huye.
Huye ya, maldito insensato.

Huye hasta que el principio del fin
vuelva a ver tu rostro sincero
y tu paso vagabundo.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com

domingo, mayo 22

22•05 ~ Día 305 | Bukowski


- Siéntese, Stirkoff.
- Gracias, señor.
- Estire las piernas.
- Muy amable de su parte, señor.
- Stirkoff, tengo entendido que ha estado usted escribiendo artículos sobre justicia, igualdad; también sobre el derecho al gozo y a la supervivencia. ¿Stirkoff?
- ¿Sí, señor?
- ¿Cree usted que habrá algún día una justicia total y razonable en el mundo?
- En realidad no, señor.
- ¿Por qué escribe entonces esa mierda? ¿es que no se siente bien?
- He estado sintiéndome raro últimamente, señor, casi como si estuviese volviéndome loco.
- ¿Bebe usted mucho, Stirkoff?
- Por supuesto, señor.
- ¿Y se la menea?
- Constantemente, señor.
- ¿Cómo?
- No entiendo, señor.
- Quiero decir, ¿cómo se lo monta?
- Cuatro o cinco huevos crudos y una libra de carne picada en un florero de cuello
estrecho, oyendo a Vaughn Williams o a Darius Milhaud.
- ¿De cristal?
- ¿Cómo dice, señor?
- Me refiero al florero, ¿es de cristal?
- Claro que no, señor.
- ¿Ha estado usted casado alguna vez?
- Varias veces, señor.
- ¿Qué fue mal?
- Todo, señor.
- ¿Cuál fue la mejor tía que se tiró?
- Cuatro o cinco huevos crudos y una libra de carne picada en un...
- Está bien, está bien.
- Sí, lo está.
- ¿Comprende que su anhelo de justicia y de un mundo mejor es sólo una pantalla para ocultar la decadencia y la vergüenza y el fracaso que hay en su interior?
- Sí.
- ¿Tuvo un padre malvado?
- No sé, señor.
- ¿Qué quiere decir con eso de que no sabe?
- Bueno, es difícil comparar. sólo tuve uno, sabe.
- ¿Se está usted haciendo el gracioso conmigo, Stirkoff?
- Oh no, señor. como dice usted, la justicia es imposible.
- ¿Le pegaba su padre?
- De turnaban.
- Creí que sólo tenía usted un padre.
- Como todos los hombres. Quiero decir que mi madre también intervenía.
- ¿Le quería ella?
- Sólo como una extensión de sí misma.
- ¿Qué otra cosa puede ser el amor?
- El sentido común para preocuparse muchísimo por algo muy bueno. No hace falta estar relacionado por la sangre. Puede ser una pelota de playa roja o una tostada con mantequilla.
- ¿Quiere decir que puede usted AMAR a una tostada con mantequilla?
- Sólo a veces, señor. Algunas mañanas. Con ciertos rayos de sol. El amor llega y se va sin avisar.
- ¿Es posible amar a un ser humano?
- Claro, sobre todo si no los conoces demasiado bien. Me gusta observarlos desde mi ventana, ver cómo bajan andando por la calle.
- Stirkoff, es usted un cobarde.
- Por supuesto, señor.
- ¿Cuál es su definición de un cobarde?
- Un hombre que se lo pensaría dos veces antes de enfrentarse a un león con las
manos vacías.
- ¿Y cuál es su definición de un valiente?
- Un hombre que no sabe lo que es un león.
- Todos los hombres saben lo que es un león.
- Todos los hombres suponen que lo saben.
- ¿Y cuál es su definición de un imbécil?
- Un hombre que no comprende que básicamente se están desperdiciando Tiempo, Estructura y Carne.
- ¿Quién es un sabio, pues?
- No hay ningún hombre sabio, señor.
- Entonces no puede haber imbéciles. Si no hay noche no puede haber día; si no
hubiese ningún blanco no podría haber ningún negro.
- Disculpe, señor. creí que todo era lo que era, sin depender de otra cosa.
- Ha metido usted el pijo en demasiados floreros. ¿no entiende que TODO es correcto, que nada puede ser incorrecto?
- Comprendo, señor, que lo que pasa, pasa.
- ¿Qué diría sí yo hiciese que le decapitasen?
- No podría decir nada, señor.
- Quiero decir si yo hiciese que le decapitasen yo seguiría siendo la Voluntad y usted se convertiría en Nada.
- Me convertiría en otra cosa.
- A mi ELECCIÓN.
- A nuestras elecciones, señor.
- ¡Relájese! ¡relájese! Estire las piernas.
- Sois muy gentil, señor.
- No, somos muy gentiles los dos.
- Por supuesto, señor.
- Dice usted que a menudo siente esta locura. ¿Qué hace usted cuando le asalta?
- Escribo poesía.
- ¿Es poesía locura?
- La no-poesía es locura.
- ¿Qué es locura?
- Locura es fealdad.
- ¿Qué es feo?
- Algo distinto para cada hombre.
- ¿La fealdad es inherente?
- Ella está ahí.
- ¿Es inherente?
- No sé, señor.
- Finge saber. ¿Qué es saber? ¿qué es ciencia?
- Saber lo menos posible.
- ¿Cómo es posible eso?
- No sé, señor.
- ¿Puede construir un puente?
- No, señor.
- ¿Puede hacer un arma?
- No, señor.
- Esas cosas son los productos del saber.
- Esas cosas son puentes y armas.
- Tendré que hacer que le decapiten.
- Gracias, señor.
- ¿Por qué?
- Es usted mi motivación cuando tengo muy poca.
- Soy JUSTICIA.
- Quizás.
- Soy el Ganador. Haré que le torturen, le haré gritar. Haré que desee la muerte.
- Por supuesto, señor.
- ¿Comprende que soy su amo?
- Es usted mi manipulador; pero no hay nada que usted pueda hacerme que no pueda hacerse.
- Cree decir cosas muy inteligentes pero entre alarido y alarido no dirá nada
inteligente.
- Lo dudo, señor.
- Por cierto, ¿cómo puede andar oyendo a Vaughn Williams y a Darius Milhaud?
¿conoce a los Beatles?
- Oh, señor, todo el mundo conoce a los Beatles.
- ¿No le gustan?
- No me disgustan.
- ¿Le disgusta algún cantante?
- No me pueden disgustar los cantantes.
- Bueno, ¿cualquier persona que intente cantar?
- Frank Sinatra.
- ¿Por qué?
- Evoca una sociedad enferma en una sociedad enferma.
- ¿Lee usted los periódicos?
- Sólo uno.
- ¿Cuál?
- OPEN CITY.
- ¡GUARDIA! ¡LLEVE A ESTE HOMBRE A LAS CAMARAS DE TORTURA
INMEDIATAMENTE Y EMPIECE A ACTUAR!
- ¿Una última petición, señor?
- Sí.
- ¿Puedo llevarme conmigo el florero?
- No, ¡lo usaré yo!
- ¿Señor?
- Quiero decir que lo confiscaré. Vamos, guardia, ¡llévese a ese idiota! y vuelva usted con, vuelva con...
- ¿Sí, señor?
- Media docena de huevos crudos y un par de libras de ternera picada...

Salen guardia y preso. el rey se echa hacia adelante, sonríe malévolamente mientras Vaughn Williams suena por el intercomunicador. Fuera, el mundo avanza como un perro comido de pulgas meando en un hermoso limonero que vibra al sol.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com

sábado, mayo 21

21•05 ~ Día 304 | El sexo de los ángeles


Una de las más lamentables carencias de la información que han padecido los hombres y mujeres de todas las épocas, se relaciona con el sexo de los ángeles. El dato, nunca confirmado, de que los ángeles no hacen el amor, quizá signifique que no lo hacen de la misma manera que los mortales.

Otra versión, tampoco confirmada pero más verosímil, sugiere que si bien los ángeles no hacen el amor con sus cuerpos (por la mera razón de que carecen de los mismos) lo celebran en cambio con palabras, vale decir con las más adecuadas.

Así, cada vez que Ángel y Ángela se encuentran en el cruce de dos transparencias, empiezan por mirarse, seducirse y tentarse mediante el intercambio de miradas que, por supuesto, son angelicales.

Y si Ángel, para abrir el fuego, dice: "Semilla". Ángela, para atizarlo, responde: "Surco". Él dice: "Alud", y ella, tiernamente: "Abismo".

Las palabras se cruzan, vertiginosas como meteoritos o acariciantes como copos.

Aletean por ahí un Ángel de la Guarda, misógino y silente, y un Ángel de la Muerte, viudo y tenebroso. Pero el par amatorio no se interrumpe, sigue silabeando su amor.

Él dice: "Manantial". Y ella: "Cuenca".

Las sílabas se impregnan de rocío y, aquí y allá, entre cristales de nieve, circulan el aire y su expectativa.

Ángel dice: "Estoque", y Ángela, radiante: "Herida". Él dice: "Tañido", y ella: "Rebato".

Y en el preciso instante del orgasmo ultraterreno, los cirros y los cúmulos, los estratos y los nimbos, se estremecen, tremolan, estallan y el amor de los ángeles llueve copiosamente sobre el mundo.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com

viernes, mayo 20

20•05 ~ Día 303 | Se tu sei vicino a me...


Y los dejó caer lentamente. Le emocionó ver cómo el céfiro los adormecía con su arrullo. Pocas cosas no emocionaban a Darío ahora. Era una víctima entregada, que vivía con pasión hasta su propio dolor y esta cita era la última muestra de ello.
Estaba completamente aturdido después de su personal liberación y tal vez ya era demasiado tarde como para andar fuera de casa, pero prefirió tumbarse y mirar la palidez de la Luna mientras sus dedos acariciaban la arena. Así permaneció durante más de una hora. Mirando a la Luna a los ojos. La había mirado tanto y tan fijamente que le parecía tenerla a su propio alcance, quizá estirando el cuerpo un poco más lograría sostenerla. Alargó el brazo izquierdo y comenzó a dibujarla sobre su propia imagen mientras con un mínimo hilo de voz susurraba aquella canción que tan bien describía este instante:

Quando sei qui con me...

questa stanza non ha piu pareti,
ma alberi, alberi infiniti...
E se tu sei vicino a me...
questo soffitto... viola... no...
non esiste più, e vedo il cielo sopra a noi,
che restiamo quì, abbandonati come se
non ci fosse più niente, più niente al mondo e
suona l'armonica, ma sembra un organo
che canta per te e per me
su nell'immensità del cielo.
E per te e per me.

Suspiró profundamente. Por primera vez en mucho tiempo se sentía tranquilo, en paz consigo mismo. Cada noche, ya en la seguridad de su cama, pegaba la frente contra la pared y comenzaba a llorar sin consuelo. Se retorcía en su penar recordando lo increíblemente feliz que había sido aquellos días y no soportaba tener que aceptar que todo terminó. Se estiraba el pijama mientras gemía, se agarraba del pelo y ansiaba morir ahí, sin nadie, entumecido por sus propias lágrimas. Hoy, ahora, camino a casa, comprendió que al fin se había despropiado de aquella condena.

Completo, arruinado, abatido... y enterado, Darío marchó a casa con sus intenciones adecuadamente parcheadas, los bolsillos repletos de arena y su camiseta a rayas harta de esconder un cadáver sin fosa, lirios ni alma.



Más de mí en donnormal @ hotmail . com

jueves, mayo 19

19•05 ~ Día 302 | Me los ha robado


Aunque comenzó a sentir que no hacía falta hablar para que el mar le escuchara, quería vomitar el agrio ardor que vivía en él desde aquellas palabras. El Sol continuaba alejándose de sus horizontes y el extraño helor mediterráneo empezaba a hacerse notar.
Darío se rapó el día que todo terminó, obligándose a sí mismo, a su propio cuerpo, a renacer. Se impuso una renovación que nunca llegó a alcanzarle plenamente. Esta tarde había vestido su cabeza con un chullo tupido que nada le abrigaba, así que colocó ésta entre sus rodillas para frotar sus orejas heladas con ellas. Entonces, encogido, comenzó a murmurar:


- Al final he terminado regresando, eh. No me merezco a alguien como tú. Solo quiero verte y que me abraces. Que me abraces tanto como para esconderme tus encantos bajo mi piel, aquí y ahora, y morir un poco juntos. He venido para que veas que estoy, aún sin ser nada. He sido el destino de una desalmada paliza. Aunque conservo los huesos, me han roto todos los sueños. Me los han robado. Me los ha robado. ¡Me los ha robado tan cruelmente! – gritó al fin, con los ojos en lágrimas rábidas, lanzando desafiante una pequeña rama al agua. Golpeó la arena furioso con su puño mientras con la otra mano intentaba esconder su llanto. ¡Mira! – voceó mientras hurgaba en un bolsillo - ¡Mira lo único que me queda! Tan solo unos pétalos infectos, sin vida, ¡sin aroma! Ni siquiera ellos lograron sobrevivir.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com

miércoles, mayo 18

18·05 ~ Día 301 | Dunas donde hubo llanos


- Tú lo has dado todo por mí y yo por ti nada...
- Fíjate si me has dado que desde el momento en el que se termine esta conversación me quedo sin nada.

En su mente aún había lugar para aquellas palabras. Había pasado el tiempo, casi dos meses, pero todavía podía sentir cómo le temblaban las piernas cada vez que recordaba aquel instante en el que fue expulsado del paraíso.


Necesitaba descansar. Salió de casa buscando una cita con alguien que pudiera escucharle con atención durante horas. Alguien que le transmitiera la seguridad suficiente como para poder admitirle que aún hoy sigue enamorado de él, así que no dio con mejor destino para sus pasos que el eterno rumor de las olas.
Encontró la arena desfigurada, con grandes dunas donde siempre hubo llanos. Esto le hizo recordar aquellas escapadas a las laderas vírgenes de su amada tierra norteña con él y cómo le agarraba la mano como si estuviese acompañando a la más fugaz de las estrellas a su sino único, sintiendo su piel templada y suave acariciar sus dedos helados, poco acostumbrados a las nieblas de la alta montaña.

Caminando afligido, con la imagen de esa sonrisa adorable, de dibujo animado, en sus pensamientos, llegó a la orilla. Consiguió sentarse en un hondo donde los pescadores ponían sus cañas cada tarde y permaneció en silencio durante varios minutos, inquieto, esperando el momento para asaltar por fin a la rutina y decidirse a contarle al mundo, a su mar, aquella tragedia.

- Es tan feliz sin mí... soy tan poco para él.

Fueron las únicas palabras que logró murmullar en más de media hora.


Más de mí en donnormal @ hotmail . com


domingo, mayo 1

01·05 ~ Día 284 | Va ' dove ti porta il cuore


El corazón tiene razones... que la razón no conoce.

"Así pues, ¿qué me grita esa avidez y esa impotencia,
sino que hubo otrora en mí una verdadera dicha, de
la cual sólo me queda ahora la señal y el rastro totalmente
vacío, y que trato inútilmente de llenar con todo lo que me

rodea, buscando en las cosas ausentes el auxilio que no consigo
de las presentes, auxilio del cual son todas incapaces,
porque el abismo infinito sólo puede ser llenado por un
objeto infinito e inmutable, es decir por él?"



Más de mí en donnormal @ hotmail . com